Panorama Político de Tucumán
El peronismo como eje

Massa llega a la provincia para relanzar su campaña e intentar frenar a Milei

Juan Manzur, el "superministro" de Economía, Sergio Massa y el fantasma de Javier Milei. (Dibujo: NOVA)

Las infructuosas reuniones que mantuvo el gobernador Juan Manzur, en Buenos Aires, tienen un objetivo concreto: lograr un acto de alto impacto que permita reimpulsar la campaña de Sergio Massa como candidato presidencial.

Este sábado por la tarde el ministro de Economía de la Nación encabezará un acto en el hipódromo de Tucumán con el objetivo de mostrar al país algo que el peronismo extrañó en las elecciones primarias: músculo político y movilización. Por eso, Manzur asumió la faena de transformar este evento no sólo en un simple acto político de campaña sino también en un punto de partida y un relanzamiento de la candidatura de Massa en vistas a las elecciones generales del 22 de octubre.

Así, el mandatario tucumano, tras un par de durísimos traspiés políticos, se constituyó en el encargado de establecer el nexo con los gobernadores, junto al ministro del Interior y jefe de campaña, Eduardo Wado de Pedro, con el objetivo principal de recuperar varios puntos porcentuales de votos que perdió el oficialismo en la región Norte comparado con el 2019.

Ante esto, se espera que gran parte de los gobernadores oficialistas de todo el país formen parte de la cita. A ellos se les sumarán referentes gremiales de las diferentes centrales sindicales y dirigentes sociales. Todo sea por mostrar al electorado un peronismo unido en torno a la candidatura de la dupla Massa-Rossi (Agustín).

En paralelo, se pretende alinear a los jefes provinciales para que, a diferencias de las PASO, esta vez sí movilicen el aparato clientelar tal como lo hicieron en las elecciones provinciales de cada territorio. “Los gobernadores jugaron al quedo en las primarias. Este acto será como una cachetada para que se despierten. Sino, Milei nos llevará puestos”, advirtió fuera de cámaras un intendente del interior tucumano, a cargo de reclutar punteros para este acto político.

Algo de esto lo mencionó el propio Massa, el jueves por la noche, en una entrevista televisiva. El ministro reflexionó sobre el resultado de las PASO y la influencia de los gobernadores y se sinceró al afirmar que en las provincias hubo un relajamiento. Incluso, se animó a ventilar un reproche personal a los mandatarios: "Che, loco, las PASO te entiendo: ahora ponete las pilas". Dijo textualmente.

Dos aspectos merecen ser valorados en torno a esta convocatoria. Los gobernadores llegarán a Tucumán para verse con Massa después de los cortocircuitos que generó el lanzamiento del pago de la suma fija de 60 mil pesos.

Este anuncio causó gran malestar en muchos gobernadores que ven comprometidas sus arcas para solventar esta nueva versión del plan “platita” con el que Massa intenta arañar votos frente al avance de Javier Milei. La ocasión servirá para reclamar fondos que permitan el pago de estos bonos y, al mismo tiempo, poder desarrollar una campaña electoral con dinero proveniente de la Nación. La militancia nunca fue gratis.

Otro punto que debe tenerse en cuenta y que, por su propio peso, arrastrará a los gobernadores hacia Tucumán es el temor al fantasma Javier Milei. El líder de La Libertad Avanza ya anunció que su plan “motosierra” implicará recortar los fondos de la coparticipación que reciben las provincias. El pavor que esto genera, ante las serias chances presidenciales del libertario, es enorme.

Todas las provincias dependen de estos fondos nacionales para su normal funcionamiento. Desde obras públicas hasta la millonaria masa salarial que implica sostener a una descomunal cantidad de empleados públicos.

Milei sabe que disponer de estos fondos es tener la sartén por el mango. Por eso, muchos sostienen que en caso de ganar la presidencia, al carecer de poder en el Congreso, negociará proyectos con los mandatarios disponiendo de los fondos coparticipables como moneda de cambio. Un escenario así sería caótico para los gobernadores.

Sobre todo, para los del Norte Grande que, gracias a permanentes nombramientos en las planillas estatales y prebendas, consiguen imponerse con holgura en sus territorios. Lo que pueda surgir de este tironeo político con un presidente como Milei, es impredecible.

Lectores: 199

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: