Panorama Político de Tucumán
Sorpresas

El fenómeno Milei impidió el triunfo peronista luego de 28 años

La Libertad Avanza fue, este domingo, un cúmulo de batacazos que irrumpió sobre la histórica grieta posicionando al país en un escenario de tres tercios separados por apenas tres puntos. (Dibujo: NOVA)

A primera vista, Tucumán definía este domingo qué porcentaje de votos obtenía el oficialismo frente a Juntos por el Cambio en la lucha por las cinco bancas en Diputados que se pusieron en juego.

En paralelo, despertaba interés la interna de este espacio opositor entre el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, alineado con Horacio Rodríguez Larreta y Mariano Campero (intendente de Yerba Buena), quien se posicionó detrás de Patricia Bullrich. Por aquí pasaba el foco de análisis principal, dejando en un segundo plano la votación presidencial.

Dado los abrumadores guarismos de las elecciones provinciales, se esperaba un triunfo de Unión por la Patria con un porcentaje de escasa amplitud sobre Juntos por el Cambio. Pero Tucumán tampoco fue ajeno al vendaval político que arrasó en el país de la mano de Javier Milei.

La Libertad Avanza fue, este domingo, un cúmulo de batacazos que irrumpió sobre la histórica grieta posicionando al país en un escenario de tres tercios separados por apenas tres puntos. Lo que se viene para las elecciones generales de octubre promete ser tan frenético como inquietante.

Mientras las tres fuerzas en disputa se reposicionan, las PASO dejaron un resultado histórico para Tucumán: el peronismo perdió por primera vez una elección en la provincia desde 1995. En aquella ocasión, se impuso como gobernador el ex dictador, Antonio Domingo Bussi. Tras esto, Tucumán nunca dejó de ser un feudo justicialista.

Un factor relevante a tener en cuenta en estas primarias es el alto nivel de rechazo popular contra el peronismo. Si se suman los sufragios en la categoría presidencial de los seguidores de Milei (36 por ciento) y las dos alternativas de Juntos por el Cambio (21,7), se llega al 58 por ciento de los votos.

Quienes optaron por Sergio Massa o Juan Grabois alcanzaron algo menos del 33 por ciento de los votos. Si se compara esto con las elecciones provinciales del pasado 11 de junio, cuando el oficialismo se impuso con el 55 por ciento de los sufragios, se advierte un brutal retroceso de 22 puntos por parte del peronismo en apenas dos meses.

¿Cómo puede un electorado cambiar tanto en tan poco tiempo? Más allá de la consolidación de los oficialismos provinciales en varios territorios feudales manejados por el PJ, los cuales se esforzaron por diferenciarse del fracaso del Gobierno nacional, también quedó en evidencia que, cuando no se despliega el aparataje clientelar, la sociedad tiende a votar con más convicción. Esta vez, los bolsones no se hicieron sentir en las urnas.

Otro dato de importancia que dejó estas PASO en Tucumán es la posible pérdida de bancas en Diputados, que tendrían el peronismo y Juntos por el Cambio, si estos guarismos se repiten en octubre. De momento, con estos resultados, de las cinco bancas en disputa (tres oficialistas y dos opositoras), dos de ellas irían a parar a Fuerza Republicana, gracias a la alianza de Ricardo Bussi con Milei.

Otras dos bancas irían al oficialismo y la restante para Campero, referente de Patricia Bullrich. Una señal del complejo panorama que tendrá el próximo presidente de cara al juego de alianzas que se viene en el Parlamento para intentar alcanzar la tan necesaria gobernabilidad.

Lectores: 433

Envianos tu comentario