Política
Tras siete años en el poder

Correa defenestró a Manzur y Jaldo: "Es un Gobierno de hambre y miseria"

El precandidato a gobernador del Partido Obrero, Martín Correa, criticó duramente a la gestión de Juan Manzur y Osvaldo Jaldo. (Dibujo: NOVA)

En la provincia de Tucumán, que desde hace siete años es gobernada por la fórmula Juan Manzur-Osvaldo Jaldo, se registró “más desocupación, más trabajo precario, más pobreza y casi nulas obras públicas”, en tanto que el sistema de salud registra mejoras edilicias pero faltan médicos especialistas y sus sueldos son “malísimos”, según declaró el precandidato a gobernador por el Partido Obrero (PO), Martín Correa, al dialogar con Grupo La Provincia.

Manzur, quien había dejado a su vice Jaldo como gobernador interino durante su paso por el Gabinete nacional, volvió recientemente a tomar las riendas de la provincia de Tucumán, justo a tiempo para atravesar el año, en que la gobernación volverá a disputarse en las elecciones generales de octubre.

Los críticos de la gestión de Manzur y Jaldo, el vicegobernador, que quedó a cargo de la provincia durante el período de licencia de Manzur, apuntan a la “miseria” y las “nulas obras públicas” como algunas de las falencias registradas en los últimos años. Tal es el caso de Martín Correa, quien al ser entrevistado por Grupo La Provincia dejó en claro su posición crítica ante la dupla, y dijo que Tucumán atraviesa una “decadencia total”.

“La principal motivación es poder presentar una alternativa política en la provincia. Vos fijate que aquí en Tucumán gobierna el peronismo desde hace treinta años. Si se quiere, desde la vuelta de la democracia, salvo cuatro años que gobernó el bussismo en la provincia, el resto de los años los gobernó el peronismo. Y la verdad es que si uno se pone a ver, a repasar los últimos cuarenta años para Tucumán, lo único que puede ver es una decadencia total”, afirmó el dirigente del PO.

Y describió la situación: “Más miseria, más desocupación, más trabajo precario, más pobreza, prácticamente nulas obras públicas... es decir, un gobierno que no ha hecho más que hundir a la provincia de Tucumán en mayor pobreza. Entonces, por supuesto, entendemos desde el PO y desde el Frente de Izquierda que hay que construir una alternativa política en la provincia, porque esto no puede seguir”.

Al ser consultado por Grupo La Provincia al respecto de su analizis de la gestión Manzur-Jaldo, Correa afirmó que el balance hay que hacerlo desde antes de la llegada de la dupla a la gobernación: “Vos fijate que Juan Manzur fue el presidente de la Convención Constituyente que se realizó en la provincia para reformar la Constitución hace ya unos veinte años”, recordó.

Y continuó: “Cuando reformaron la Constitución, nos dijeron que todas las reformas iban a ser en el sentido de dar mayores soluciones a los problemas que tienen los tucumanos. Y esto no sucedió. Durante el gobierno de Alperovich, Manzur ocupó distintos cargos. Jaldo ocupa cargos en la provincia, desde que fue concejal del municipio de Trancas, desde hace más de treinta años también. Tanto Manzur como Jaldo como Alperovich, y los que vinieron por detrás, pero digo estos tres para hacer un corte, han sido parte del mismo gobierno. Entonces, creo que hay que analizarlos en conjunto”.

Tras esto, señaló que Manzur, en su discurso de inicio de sesiones en la Legislatura, dijo que en la provincia, durante el año 2022, se habían construido 2000 casas. “En una provincia donde viven 1.700.000 habitantes, este gobernador considera que construir 2000 casas es un gran logro. A mí me parece que es una vergüenza, con el déficit habitacional que hay en la provincia, que sea un logro construir 2000 casas. Entonces, el balance que hacemos, por supuesto, es muy malo. Ha aumentado la desocupación; el trabajo precario en la provincia es una cosa terrible”, afirmó durante su dialogo con Grupo La Provincia

“Todo aquel al que le toca trabajar en el citrus, en la caña de azúcar o en el comercio, sabe que todos los trabajos son en negro, con salarios malísimos, con la imposibilidad después, por supuesto, de jubilarse, porque no hay aportes. Entonces, el balance que hacemos del gobierno de Manzur y Jaldo la verdad que es muy malo”, ahondó.

Luego, el medio mencionado le consultó a Correa sobre la situación del sistema sanitario, a lo que este contestó que hay que considerar dos aristas importantes: “La primera, de la cual el gobierno se ufana, es haber construido más hospitales, haber refaccionado los centros de atención primaria de la salud (CAPS), haber puesto más plata en todo ese sentido. Lo cierto es que en los últimos veinte, treinta años se construyó sólo un hospital de importancia en la provincia y que el resto han sido refacciones a centros asistenciales menores”, respondió.

“Ahora bien, la segunda arista es que cuando uno construye un hospital o refacciona un centro de atención primaria, después hay que dotarlo de personal, hay que dotarlo de elementos. Y en la provincia eso es escasísimo. Los médicos especialistas, salvo en los grandes hospitales, no existen. Es decir, si una persona que vive a cuarenta, cincuenta kilómetros de un hospital importante se tiene que hacer tratar por un especialista, no tiene ninguna posibilidad. No hay especialistas en los CAPS, simplemente hay médicos generalistas”, completó.

También explicó que hay otro punto a tener en cuenta: “El tercer problema, a todo esto, es que los salarios de los trabajadores de la salud son malísimos. Un médico que recién se inicia (digo un médico; ni siquiera personal administrativo, o enfermeros, que cobran menos) está cobrando 120.000 pesos por una jornada de seis horas diarias. Eso es lo que cobran cuando ingresan. Usted se da cuenta de que 120.000 pesos es un salario con el cual nadie puede subsistir. Ahora, por supuesto, ha habido aumentos, hay una paritaria en curso, en fin. Pero los salarios se van a llevar a 150.000, 160.000 pesos, dentro de tres, cuatro meses. En ese sentido, nuestro gobierno tiene muy abandonada a la gente de la salud, que, como ellos mismos dicen, son los que le han puesto el cuerpo a la pandemia, que no es poca cosa”.

Por otro lado, afirmó que “todos los índices oficiales hablan de entre un 40 y 45 por ciento de pobreza a nivel nacional. Yo creo que eso, en los barrios carenciados de Tucumán, es muy poco. En los barrios marginales, donde vive la clase trabajadora, donde viven los desocupados, la pobreza debe superar el 50 por ciento. Y entre los menores, ni hablemos”.

Además, según las declaraciones a Grupo La Provincia, uno de los mayores flagelos en Tucumán es la falta de empleo: “Mirá, uno de los grandes problemas que tiene esta provincia es que prácticamente no hay trabajo. Porque no se ha creado trabajo en la provincia. Vos pensá en un chico o una chica que termina la secundaria, que tiene 17, 18 años. Acá en esta provincia no tiene muchas variantes para conseguir trabajo. O va al limón, a recoger limones, que es en negro; o va a la caña de azúcar, que es un trabajo temporal de cuatro, cinco meses; o al comercio. Las chicas en muchos casos se contratan como empleadas domésticas. Todo trabajo en negro. Y después no hay nada más en la provincia”.

“Es muy difícil conseguir trabajo y a la par viene todo lo asociado a eso, que es que es muy difícil subsistir, que aumenta la pobreza, la miseria: todos los males alrededor de la falta de trabajo, que es uno de los principales problemas”, concluyó.

Lectores: 444

Envianos tu comentario